En el artículo anterior ¿Por qué cantamos en la ducha? Comentábamos la facilidad con la que podemos cantar en la ducha y porque. También hablábamos de que es toda una sección terapéutica que puedes aprovechar.

¿Cómo puedo hacer?    Te voy a dar algunas recomendaciones, como siempre digo: ”usa las que te gusten, desecha las que no te vibran”. Cada persona es totalmente diferente a otra, así que no hay una formula única ni mágica, solo Tú puedes encontrar tu receta perfecta.

La maravillosa M: Calentar las cuerdas vocales antes de cualquier intento de interpretación es un requisito, pero en el caso de la M es más bien un masaje suave y fácil que podemos hacer a todas horas y en todo momento sin causar ningún pánico interno. Nos ayuda a sentir el movimiento que se genera dentro de nuestra boca. Ejercicio, con la boca serrada realice el sonido de la M durante algún tiempo. Más tarde puede practicar también con las bocales (a, e, i, o, u).

Preparando mi voz: una vez que tengo claro el movimiento interior y mientras preparo mi ducha puedo ir taradeando alguna canción o practicando con las consonantes, tal y como hacen los bebes cuando descubren su voz, y es que eso es precisamente lo que estamos haciendo descubriendo nuestra voz. Por ejemplo jajaja je, jajaja je. O los que más le gusten.

Ayuda electrónica: tengo que contarles un secreto, muchas veces cuando quiero aprender un canto, un mantra o un registro musical nuevo, lo grabo en mi celular y lo escucho mientras me baño o manejo, es parte de mis propios retos. No creo que sea buena idea introducir aparatos eléctricos en un lugar con agua o vapor, aun así podría ser un acto esporádico y muy practico además. Pero debo insistir en que busquemos dentro nuestra propia música, hacer nuestros propios mantras y explorar nuestros propios registros de voz.

Todo es Vibración: hace unos días les comentaba en los artículos que hablan de vibración la importancia de cuidar nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestra forma de actuar ya que lo atraemos. Hoy les comento que podríamos hacer un trabajo interno con el consiente y el inconsciente a la hora de elegir las letras de las canciones que queramos cantar y aprender. Afortunadamente la oferta es infinita en el mercado, cada vez más personas cantan con conciencia y agradecimiento, atrayendo con los mismos una vibración positiva que podemos aprovechar.

Mis propias letras: que pasa si hoy me siento triste y no quiero cantar a la madre tierra, ni a los elementos, solo quiero sacar esa tristeza que siento. Bueno este se convierte en un excelente momento para que desarrolles tu creatividad con tus propias letras, con tus sentimientos y conflictos internos. Te vas a sorprender de todo el potencial que tienes dentro y como te vas a sentir luego de haber sacado esas emociones de tu sistema.

Observación: ¿qué pasa cuando canto, como se escucha mi voz, es tímida, es armónica, es potente, es aguda? La observación interna nos puede dar una luz de lo que debo trabajar en mí mismo.   He escuchado a algunas personas decir que no les gusta su voz. Este trabajo debe de ir de la mano con la autoestima y el respeto por uno mismo. La regadera es un espacio seguro para que podamos auto evaluarnos sin ser juzgados por nadie y con plena conciencia del trabajo propio.

Visualización: ya calenté, ya aprendí cantos, ya hice un proceso de creación y sanación y ahora antes de vestirme ¿qué hago con todo eso?. Que te parece cerrar tu autoterapia con una visualización en la que proyectes lo que quieres que suceda en tu vida, alegría, salud, fuerza, energía… después de todo tú estas relajado, feliz y dispuesto para ser el creador de tu propia vida en este momento.

Es increíble que con tan pocos minutos podamos hacer una diferencia en nuestro día. Te invito a probar y que nos comentes si tuviste un cambio en tu día.

 

Con cariño

Seidy Morales Chicomecoátl.

Logo-Cantando-para-Sanar copia